El síndrome postvacacional como su nombre indica, es un síndrome que aparece después de las vacaciones. No es una enfermedad, sino un estado de malestar pasajero que no reviste gravedad alguna y que es fruto de un cambio de rutina.

La manifestación de este síndrome puede ser diversa y lo más común es que a la vuelta de las vacaciones aparezca un cuadro de debilidad generalizada y astenia. La persona no tiene ganas de hacer nada, no tiene fuerzas para enfrentarse al trabajo y puede sentirse incluso incapaz de tomar cualquier decisión. Pueden aparecer episodios de insomnio por la noche y somnolencia durante el día. La capacidad de concentración disminuye así como la tolerancia al trabajo que puede manifestarse como irritabilidad y ansiedad.

Durante las vacaciones nuestro biorritmo se ve claramente afectado.
Los periodos de descanso se alargan al mediodía y por el contrario aumenta la actividad nocturna. La hora de acostarse se retrasa y lo mismo sucede con la hora de levantarse.

Hay un desorden absoluto de hábitos, incluyendo las comidas y una ausencia total de rutina y obligaciones. La vuelta a la vida ordinaria puede suponer un cambio brusco para el organismo puesto que éste necesita un periodo de adaptación.

Si esta adaptación al nuevo ritmo de vida, no se produce con cierta rapidez, es fácil que se manifiesten los síntomas anteriormente descritos.

El detonante del síndrome postvacional es la vuelta al trabajo y es en este ámbito donde más se manifiesta. El trabajo se presenta como una tarea difícil y tediosa, la sensación de hastío incontrolable y se entra en un círculo vicioso donde las tareas se van acumulando.

Todo esto acostumbra a durar unas dos semanas sin embargo la intensidad y duración del síndrome postvacacional puede revelar la satisfacción personal de cada cual y poner a prueba si cada uno está siguiendo su verdadera vocación y lo que quiere hacer en la vida.

 

¿Cómo prevenir el síndrome postvacacional?

El mejor remedio contra el síndrome postvacacional es prevenirlo con la vuelta progresiva a la rutina y estimular la motivación. Lo ideal es volver de vacaciones dos días antes de volver al trabajo para organizar la vida familiar y reencontrarnos con nuestra vida habitual así como adaptarnos progresivamente a un nuevo horario y actividad.

En el trabajo es aconsejable marcarse metas alcanzables, hacer un poco más cada día, establecer un orden prioritario de las tareas pendientes empezando si es posible por lo que nos es más grato.

Y sobre todo no dejarse desalentar por los inconvenientes.

Las Flores de Bach son una excelente ayuda para superar este tipo de síntomas.

Hornbeam es el remedio para un cansancio que es más mental que físico. Este cansancio mental es un sentimiento de fatiga y falta de motivación ante la idea de realizar cualquier tarea, sobre todo si es rutinaria. Hornbeam nos aportará sentir mayor entusiasmo e interés por la vida pudiendo realizar el trabajo diario con energía y la mente despejada.

Walnut nos facilita el adaptarnos a situaciones de cambio.

Wild Rose nos aporta motivación cuando la sensación de apatía es tal que nos lleva a un sentimiento de resignación y sin ganas de esforzarnos.

Gentian nos ayuda a ver los aspectos positivos de nuestras obligaciones cotidianas.

 

Si te sientes identificado con alguno de estos síntomas y quieres conocer lo que las Flores de Bach pueden hacer por ti, no dudes en contactar conmigo, haz clic aquí, contacta conmigo rellenando el formulario y podremos conocernos.

 

¡Feliz regreso a tus tareas!

Acerca del Autor

CARINA BOUFFARD Lda. en Farmacia, Terapeuta en Flores de Bach y Master en PNL Facilitadora de procesos de cambio y desarrollo personal. Te animo a conocer los remedios del Dr. Bach.